Casi desde que tengo uso de razón (si es que alguna vez lo tuve) he vivido rodeado de pixels, melodías midis, y pixeles como puños; el sacar de los salones arcade esos juegos y llevarlos al ocio doméstico solo era cuestión de tiempo, y  como todo en sus inicios, nada fue fácil. Como con toda industria lucrativa ha habido luces y sombras, las luces las conocemos prácticamente todos, es más! Probablemente tengan ustedes en su casa algún Nintendo64, Nes, SuperNintendo o alguna Playstation con el que disfrutar de sus juegos.

Pero también en el camino hubo muchas sombras que, para el público en general, son desconocidas por sus pobres ventas o fracasos comerciales. Y estamos hablando de consolas avaladas por grandes y prestigiosas marcas como Apple, Bandai, Casio, o Bally/Midway (líder en su momento del mundo del pinball).

Esto demuestra que no sólo una marca o un presupuesto multimillonario encima de una mesa de proyectos sirve para garantizar nada y menos un éxito.

Y para deleite de unos y vergüenza de otros, hemos realizado una lista de los peores o más sonoros fracasos del mundo de los videojuegos en forma de consola. Seguramente nos habremos dejado algunas en el tintero, pero las que mostramos (y no necesariamente en el orden mostrado) son, aún, pesadillas para algunos de los que fueron responsables de ellas.

Este es el primer artículo de una serie dedicados al mundo del arcade esperemos que les entretenga y les enseñe algo nuevo. Y ¿Quién sabe? Lo mismo le despierta curiosidad y se convierten en  nuevos coleccionista arcade.

 

10 –  Casio PV-1000

 

Durante la década de los 80, el gigante de los relojes digitales Casio, hizo varios intentos de entrar en la industria de los videojuegos. Como compañía electrónica tuvo, obviamente,  algunos aciertos, pero, sin duda, el Casio PV-1000 fue su más notable fracaso.

Fue una consola muy bien desarrollada sobre la mesa, a priori, para ser un éxito. Tenía un rápido procesador Z80 (al igual que la SG-1000), una paleta de ocho colores y una resolución de 256×192, valores impresionantes para principios de los 80.

Otro factores muy interesantes a tener en cuenta eran los ports (o versiones) de juegos muy populares en esas fechas en los salones arcade como Dig Dug, Super Cobra, Space Panic o Galaga, juegos estrella Namco y Konami.

Ingredientes más que suficientes para ser lanzada en 1983 con el objetivo de hacer competencia directa de la recién publicada Sega SG-1000 y de la todopoderosa Nintendo Famicom (o también conocida como NES).

Pero desgraciadamente, las ventas fueron tan nefastas para Casio que la retiró de las estanterías pocas semanas después de su salida para dedicarse a pleno rendimiento a realizar los populares ordenadores MSX.

Debido a su pocas ventas, son muy escasas las consolas de este tipo en el mercado de coleccionismo, siendo muy cotizadas y buscadas por los coleccionistas.

 

Casio PV-1000

 

 

9 – View-Master Interactive Vision

 

Lanzada en 1988 por Ideal Group (que están aún hoy en día en activo dedicándose a la especialización de juguetes para niños con discapacidad) la View-Master fue una de esas raras consolas que basó su almacenamiento en cintas de VHS.

Bajo el lema “El sistema televisivo de dos vías en la que tú eres parte del espectáculo” se dirigía a los más pequeños de la casa. Incluso el diseño estaba pensado para ellos, con botones muy atractivos de colores y una palanca apropiada para sus manos más pequeñas.

Ideal Group volcó todos sus esfuerzos en conseguir licencias para juegos basados en los Muppets, Sesam Street y un sinfín de personajes de Disney. Incluso, de partida, la propia consola incluía un juego llamado Disney’s Cartoon Arcade como inmejorable atractivo.

A pesar del despliegue económico de la marca para la comercialización y obtención de licencias Disney, fue un fracaso absoluto. Los usuarios preferían las consolas más tradicionales de cartuchos.

Por suerte, Ideal Group, pudo resarcirse de tal fracaso haciendo lo que mejor saben hacer: juguetes.

Curiosamente, no deben sentirse muy orgullosos de ella incluso aún hoy en día, ya que no hacen mención en su página web oficial de tal sonado fracaso.

View-Master Interactive Vision

 

8 – Funtech Super A’Can

 

 

En cuanto a fallos estrepitosos en su salida al mercado, Super A´Can, puede que sea uno de los más grandes de la historia. Según cifras no oficiales Funtech perdió más de seis millones de dólares antes de que la retiraran de las estanterías tan solo un año después de su lanzamiento.

La Super A’Can se basaba en el chip Motorola 68000, muy popular en su época, ya que también lo montaba Atari ST, Amiga, la Megadrive de Sega  o SNK de Neo Geo. Buenas expectativas, sin duda, se debían de tener con dicha arquitectura.

Pero lo que no previeron fue que, cuando llegó al mercado en 1995, hubo un salto de generación con la salida de PlayStation, Sega Saturn, 3DO y Atari Jaguar.

Una consola basada en cartuchos de 16 bits no era competencia alguna frente a lo que demandaba la gente, entornos 3D y polígonos en movimiento, algo que, desgraciadamente, Super A’Can no podía hacer frente.

Solamente se cuenta con un total de 12 títulos en su catálogo, siendo los más importantes una versión del popular RPG “Dragon Force” y una seudo-versión taiwanesa del Street Fighter 2, “Sango FIghter”.

Esta consola es muy difícil encontrar y muy codiciada por los coleccionistas.

Funtech Super A’Can

 

7 –  Epoch Cassette Vision

 

 

La Epoch Cassette Vision es curiosamente interesante ya que, en 1981, se convirtió en una de las primeras consolas diseñadas y fabricadas íntegramente en Japón.

Se diseñó especialmente para competir directamente con una consola muy en boga aquel momento en tierras niponas; la recién llegada Atari 2600 VCS. Pero carecía de catálogo competitivo para hacerla frente con tan solo 11 juegos, aun siendo la mayoría clones de juegos arcade muy populares a principio de los 80 (Galaxian o Astro Command entre otros)

Otro de los conceptos interesantes (no por ello acertados) es el hecho de no contar con mandos o controladores externos. Todos los botones y palancas para interactuar con el videojuego estaban integrados dentro de la carcasa de la consola, lo que era muy difícil e incómodo de controlar, especialmente con un segundo jugador.

A diferencia de otros fracasos de otras compañías, donde prácticamente se replantaron su salida del mercado del ocio electrónico, Epoch no se desanimó y lanzó tres años después Super Cassette Vision. Tuvo una mejor acogida obteniendo un éxito moderado en Japón y ventas más modestas en Europa.

Por cierto, a pesar del nombre, utilizaba cartuchos para cargar sus juegos y no casetes.

Epoch Cassette Vision

 

6 – Bandai Playdia

De nuevo aparece uno de los grandes monstruos jugueteros nipones, como es Bandai, en nuestra lista. En 1994 anuncia su entrada en el ocio domestico con una nueva consola basada en el revolucionario CD-ROM.

En un principio se anunció con el nombre de BA-X pero poco antes de su lanzamiento se cambió al más amigable Playdia.

El punto de partida era realmente esperanzador con revolucionarias novedades como sus mandos o controladores inalámbricos basados en infrarrojos, y sobre todo con una serie de emocionante juegos de franquicias muy populares como Hello Kitty, Sailor Moon o Dragon Ball Z.

El problema fue que, al igual que otras consolas basadas en CD (como la 3DO o CD-i), se comercializó como un sistema multimedia en lugar de simplemente una consola de juegos. Y, obviamente, su limitación como consola adoleció en la experiencia de los jugadores, decepcionándose al comparar con las posibilidades de otras consolas en el momento.

Aún así, Bandai, mantuvo la consola cerca de dos años en el mercado, con una treintena de títulos en su catálogo, hasta que a mitad del año 1996 decidió cancelar el proyecto, dejando en el tintero una gran cantidad de títulos en desarrollo ya anunciados.

Bandai Playdia

 

5 – VTech Creativision

 

 

En 1981, el fabricante de juegos y juguetes electrónicos VTech, trató de unirse al creciente y fructífero mercado del videojuego domestico desarrollando su propia consola, capaz de poder competir en potencia con la popular y asentada Atari 2600 VCS o la Intellevision de Mattel.

La dotó de una CPU de 8 bit Rockwell 6502 a una velocidad de 2 Mhz (como la NES o el Commodore 64), el mismo chip de video (con 16 kb de RAM) que portaba el popular MSX y un chip de sonido revolucionario (futura pieza del sistema principal de SEGA). Unas especificaciones técnicas impresionantes en esa época.

A pesar de ser lanzada en todo el mundo, la consola solo logró un moderado éxito en Australia y Nueva Zelanda, con el divertido nombre de Dick Smith Wizzard, y también en Italia, donde la comercializó el conocido fabricante de lavadoras Zanussi.

Lamentablemente, la consola, fue retirada del mercado en 1986 con tan sólo 15 juegos publicados.

A pesar de ello, parte de su arquitectura sirvió para crear VTech Laser 2001, una versión en computadora de la consola, así como un kit para convertir la CreatiVision en un equipo informático completo.

 

VTech Creativision

4 – APF-MP1000

A finales del año 1979 la empresa APF Electronics lanzó la consola APF MP-1000 para competir directamente con el Atari 2600 VCS, que había entrado en el mercado un par de años atrás como una exhalación.

La consola de APF era una máquina muy potente con la particularidad de poder añadir ciertos módulos o periféricos y convertirla en toda una computadora (APF Imagination Machine), comparable a equipos de la época en calidad y potencia. Pero añadido el precio de salida de la consola más los periféricos alcanzaba la nada desdeñable cantidad de 700 dólares de la época.

Desgraciadamente tampoco su catálogo de juegos ayudó a asentarse en el mercado ya que solo pudo contar con 15 juegos, aunque dejó títulos interesantes como “Doodle”, “Budget Manager” o “Shoot”.

APF no cesó en el empeño de triunfar en el mundo del videojuego diseñando un remodelado y mejorado sistema, pero, lamentablemente, nunca vio la luz y se retiraron definitivamente del mercado del ocio electrónico.

APF Imagination Machine (1)

 

 

3- Bally Astrocade

Una de las consolas más antiguas de esta lamentable lista de consolas fallidas.

Es probable que muchos de ustedes (sobre todo los más jóvenes) no hayan oído hablar de Bally, pero fueron el mayor operador de la industria arcade y ocio electrónico, diseñando posiblemente los mejores pinballs de la historia.

Cabe destacar, para entender la magnitud de dicha empresa que, parte importante de la compañía se convertiría en Midway Games, productores de grandes franquicias como los Mortal Kombat, NBA Jam o Rampage.

Con esa fuerte y consolidada experiencia en el ocio electrónico era natural que entraran en el nuevo y ferviente mercado de las consolas domésticas.

Lanzada en 1976, al igual que el Atari 2600, destacaba por su avanzada tecnología, muy por delante de su mencionado rival, con unos gráficos mucho más avanzados, con una CPU mucho más rápida y con un sonido de 3 vías. Pero todo esto tenía un hándicap: su elevado precio, 299 dólares, prohibitivos para la mayoría de los hogares norteamericanos.

Durante los siguientes 2 años de su salida realizaron varios intentos de rediseño orientándola a un sistema informático personal, pero al final decidieron renunciar al mercado doméstico vendiendo todo el proyecto (junto a su división de consumo) a Montgomery Ward.

Desgraciadamente, y a pesar de cosechar algunos éxitos, la compañía Montgomery Ward desapareció tras la crisis del videojuego de 1983 o también llamada crisis de Atari; crisis que llevó a la quiebra a varias compañías dedicadas a la producción de videojuegos.

Bally Astrocade

 

2 – Casio Loopy

 

Se podría pensar que, tras el sonado fracaso del PV-1000, habrían renunciado al mercado del videojuego pero, en 1995, decidieron intentarlo de nuevo con un avanzado sistema de 32 bits.

Con el curioso nombre de Loopy (también se conoció baje el nombre de SV-100, con una clara alusión precisamente a su anterior fallida consola) saltó a las estanterías con el claro objetivo de atraer, prácticamente en exclusividad, a las jóvenes jugadoras femeninas.

En su catálogo de salida partía con títulos como Fashion Party, Little Romance o Bow Wow Puppy Love Story

Llegó con un solo mando, pero, curiosamente, podía ser conectado una muy amplia variedad de periféricos como a un ratón, a una impresora o a un reproductor de DVD. Esto permitía una gran interacción por parte de las niñas realizando manualidades, imprimiendo sus creaciones o montando sus propias películas, otorgando a la consola verdaderas funciones multimedia.

Solamente salieron al mercado 11 cartuchos para esta consola, cifras nada esperadas por parte de Casio. Resignados a un fracaso más en el mercado del ocio electrónico, regresaron definitivamente a la fabricación de teclados, cámaras y, obviamente, sus famosos relojes digitales.

Casio Loopy

 

1 – Apple Bandai Pippin

 

Es más que probable que en el seno de las empresas Bandai y Apple, nombrar esta consola, aun les produzca escalofríos.

En el año 1995, para hacer frente a un mercado dominado por las consolas de Nintendo, Sega y Sony, dos gigantes industriales se unieron para lanzar un hibrido entre ordenador y consola de videojuegos o lo que presumiblemente sería la consola de juegos definitiva. Y en teoría el concepto no era malo. Unos aportaban el potencial y ventas del Macintosh y por la otra su experiencia en mundo del entretenimiento. Pero parece ser que eso no era suficiente.

Con un precio de salida de unos 599 dólares, era un precio muy competitivo para ser un ordenador o computadora de bajo coste,  pero el mercado lo asoció a una consola de videojuego. Y obviamente, su precio era excesivo comparado con las otras consolas ampliamente asentadas en ese momento.

Posiblemente otro de los motivos de su fracaso fue la confusión de nombres en el mercado. Por un lado, la versión japonesa se llamó Atmark y en Europa, por ejemplo, bajo el nombre de @WORLD, lo cual, obviamente, no favorecía a asentar la marca a nivel global como su competencia.

Tampoco ayudó el hecho que juegos como Marathon (curiosamente el primer juego de Bungie) o Power Rangers Zeo no podías guardar los avances, con lo que conllevaba volver a empezar siempre que se apagaba la consola o te mataban durante la partida.

Con solo unas 42.000 consolas vendidas en todo el mundo, se considera uno de los mayores fracasos dentro de la industria del entretenimiento arcade doméstico.

Tras tal varapalo, Bandai siguió en el mundo de los videojuegos asociándose con el gigante de la industria Namco. Apple nunca más intentó entrar en este terreno…de momento.

Apple Bandai Pippin

Artículos Relacionados

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.